jueves, 14 de agosto de 2008

Un documental que deberías ver: Insectos mortales

Es de suponer que hay algo más que corcho endurecido en el espacio que hay entre tus dos orejas y que, cuando menos, te sorprende, si no te maravilla directamente, lo increíble y fascinantemente variada que se presenta La Madre Naturaleza. Si eres de esos que disfrutan descubriendo cosas que ni se te había pasado por la cabeza que existían, hay multitud de documentales que puedes ver para mantener activa tu red neuronal y mantener vivo tu disfrute por los nuevos conocimientos.

Hoy te recomiendo que pares de descargar las pelis guarrillas que tienes en tu programa de descargas favorito, y le dediques un rato a un documental de National Geographics que merece la pena ver: Insectos Mortales. Aunque te recomendaría que lo comprases, pues te aseguro que si quieres deshacerte de la suegra o de las visitas incómodas, nada como un "me apetece ver un documental que compré el otro día". Más de una (y uno) saldrá por patas.

Aunque con ese título, y esa portada, parece que va únicamente de bichos como la viuda negra y, en general, de insectos con la capacidad de matar, lo cierto es que hace un repaso por una buena serie de bichos, algunos altamente tóxicos y otros, principalmente, de carácter profundamente asqueroso y desagradable.

Como momentos "curiosos" del documental cabría reseñar aquel en el que el protagonista se deja picar por algunos insectos para estudiar el grado de dolor que producen sus picaduras o mordeduras. Y es que hay un tipo que se ha dejado picar por diversa índole de bichos para establecer una escala de dolor. ¿Te dejarías picar por un escorpión? Si eres un desviado con preferencia por el masoquismo, has encontrado una profesión que puede casar con tu filia.

O el de la especie de mosca enorme cuyas larvas crecen debajo de la piel (la tuya o la de cualquier otro mamífero que se preste a ello). Sin olvidarnos de la agradable, aunque breve, presentación de una inmensa colonia de cucarachas comunes bajo los metros de la ciudad, en la que podrás descubrir cómo las susodichas, en casos en que el alimento falta, se comen a su prole. Algo que más de un mileurista tendrá que ir pensando en practicar viendo cómo se presenta la situación de las hipotecas a medio plazo.

Sin ánimo de reventarte más el documental, te lo vuelvo a recomendar, porque no te acostarás cada día sin saber algo nuevo (si tienes algo de cerebro que llenar, claro). Eso sí, si eres especialmente sensible a este tipo de documentales, entonces mejor te ves la reposición de Heidi.

Y si lo tuyo no es comprar (mira que eres mala persona), hay varios sitios de vídeos en línea donde empleando su motor de búsquedas integrado seguramente darás con partes del documental. Por ejemplo aquí y aquí, para empezar.

Por cierto, cuando veas a la avispa asesina tamaño Godzilla vas a alucinar.

2 comentarios:

Sil dijo...

No sabía que también te iba la zoofilia. Qué desastre, Saulo, qué desastre...

Saulo dijo...

Sil, yo le doy a todo. Uno no sabe dónde va a encontrar el placer absoluto.