jueves, 4 de septiembre de 2008

Un documental que sí deberías ver: Zeitgeist

Si eres de esos que ya no se tragan ni una de las trola gubernamentales y estás hasta las gónadas de que los grupos de poder manipulen la información, seguramente eres un conspiranoico y estarás deseando tropezar con cualquier contenido que confirme y justifique ese sentimiento de hastío y repulsa para con las versiones oficiales. Como pasa con las ideas políticas, da igual lo que te argumenten en contra, que siempre pensarás que te están mintiendo; mientras que en cuanto te digan algo que entra en consonancia con tus valores y suposiciones, lo vas a creer a pies juntillas.

Si te sientes descrito por la primera frase del párrafo anterior estás de suerte. Para seguir alimentando esa creencia de que todo es una conspiración, sea o no cierto, te recomiendo encarecidamente que disfrutes de la película documental Zeitgeist (en el enlace tienes la posibilidad de elegir verla con subtítulos en diferentes idiomas y advierten que en octubre vendrá una segunda parte: Zeitgeist Addendum, que también podremos disfrutar o sufrir en línea).

Sobre esta película se han escrito ríos y ríos de bits en Internet, por lo que tampoco voy a extenderme mucho más. Un buen punto de partida y resumen sería la entrada que hay en la Wikipedia al respecto. Además de los cientos de entradas en cientos de bitácoras diciendo algo así como "cuánta razón tenemos al creer que nos manipulan", hay gente que tiene una visión un poco más crítica e intenta contrastar la información ofrecida en la película. ¿O intentan manipularnos nuevamente para que no le demos crédito? Cree aquello con lo que tu paranóia se encuentre más comoda, pero en la propia web hay referencias a los documentos empleados. ¿O son mentiras para hacernos creer que lo que cuentan es cierto y contrastado?

En su momento ya vi el documental, subtitulado al español, claro, y ahora tengo pendiente ver la nueva versión, algo extendida, que han denominado Edición Final (con unos subtítulos muy malos, por cierto) y que dura unas nada despreciables dos horas. Seguramente esta vez me lo trague con subtítulos en inglés, por eso de seguir practicando el idioma y que no se me revienten los ojos al leer algunas traducciones exquisitamente ruines.

Recomiendo verla no tanto porque quiera creer que la verdad está ahí fuera y que los gobiernos nos manipulan, que sí que lo hacen pero no me preocupa. Lo hago porque es crítica y ayuda a que la gente, en su mayoría borregos gobernados por su gen egoísta, se plantee una alternativa a las historias que nos cuentan en las noticias. Sé que mover las neuronas para pensar es doloroso, pero gracias a eso se consiguieron progresos sociales y económicos. Tal vez, si le dedicas un rato, aun cuando no te lo quieras creer, verás que mantener una actitud crítica y no tragarse todo porque sí, puede ser bueno. Incluso puede que te ayude a ligar con la buenorra o el buenorro, dependiendo no tanto de tu sexo como de tu orientación sexual, de la oficina, que seguramente es lo que más te preocupe en este momento.

De las tres partes en las que está dividida la película, la primera requiere mención especial. No me preocupa mucho si los datos aportados sobre el copy&paste para crear del mito de Jesús son o no exactos. Lo que me encanta es cómo presentan a la religión como una forma de manipular a las personas y, en particular, sacarles dinero. Hay unos dos minutos geniales, que en la nueva versión van desde el minuto 11'40" hasta el minuto 13'30" que merecen la pena escucharse por sí mismos. Tuve una novia cuya madre me hubiese echado de su casa y hubiese pagado al cura de la parroquia para excomulgarme sólo por decirle lo que comentan en esos dos minutos. Recuerdo cómo se puso -como una cochina defendiendo a sus crías y a su territorio de trufas- el día que le conté que el banco del Vaticano había invertido en empresas armamentísticas. "Eso son todo mentiras", dijo. Cada cual cree lo que quiere creer o, como reza el dicho, "no hay peor ciego que aquel que no quiere ver".

En general todo el documental presenta una argumentación buena y coherente, con un montaje magnífico de imágenes -algunas de contenido muy duro- y sonidos bien elegidos, en cada una de las tres partes o capítulos en los que se divide; aunque por buena y coherente no necesariamente ha de ser absolutamente cierta, recalco una vez más. Recuerda, hay que ser crítico incluso con lo que quieres creer. En cualquier caso estoy más inclinado a creer buena parte de lo que cuentan a creerme algunas versiones oficiales y con muchas lagunas del atentado del 11 de septiembre, de lo que trata la segunda parte de la película. Si te gusta la economía y cómo se manipula, entonces la tercera es tu parte.

Ahora bien, si eres de los que no quieren saber nada de esto porque la vida es demasiado corta como para estar preocupándose de las miserias o de las mentiras institucionalizadas y eso podría poner en peligro tu cordura, al tiempo que hacerte perder un tiempo precioso que podrías estar dedicando a procrear y continuar la especie, entonces, si eres de estos, mejor no la veas, que te puede provocar un derrame en tu circuito de convicciones. Para todos los demás, la sigo recomendando.

La puedes comprar en DVD (solo NTSC de monento) en la Web Oficial. Aunque también la puedes descargar grátis siguiendo el enlace torrent que aparece en la misma Web y no pagar nada por ella, y sintiendo por una vez que no eres un delincuente común a ojos de las sociedades de recaudación. Eso sí, no está doblada, así que disfrútala en inglés, con o sin subtítulos.

Para concluir con la entrada de hoy, recuerda que, por mucho que te atormente o te las haga pasar putas durante esta vida, y la siguiente, Él te quiere. Y mientras te consuelas con su amor, a esperar por la llegada en octubre de la siguiente.

2 comentarios:

Sil dijo...

Lo veré.

Saulo dijo...

Te lo recomiendo encarecidamente.